Saltar al contenido

El estrés, síntomas, causas y efectos para la salud.

El estrés, síntomas, causas y efectos para la salud:

El estrés es una reacción que se produce ante determinados estímulos, que pueden o no ser aversivos y que por lo general actúa de una forma adaptativa.

Por tanto, el estrés no es esencialmente un fenómeno negativo, por el contrario en muchas ocasiones es un proceso normal de nuestro organismo. Por ejemplo, el sujeto responde ante el claxon de un coche, con una respuesta de estrés (aceleración de la frecuencia cardiaca, agitación respiratoria, etc.), pero en este caso, esa respuesta no es necesariamente desadaptativa ó patológica.

Sin embargo, el estrés no siempre actúa de una forma adaptativa. Cuando estas medidas se mantienen elevadas por tiempos muy prolongados, o cuando estos incrementos se dan con una cierta frecuencia, entonces es cuando puede aparecer el riesgo de desarrollar determinadas enfermedades psicosomáticas.

Los eventos externos como generadores de estrés no necesariamente deben ser muy notorios o intensos, sino que pueden “acumularse” en sus efectos hasta que llegamos al límite. La manera en que interpretamos y pensamos acerca
de lo que nos ocurre afecta a nuestra perspectiva y experiencia de estrés. De manera que con frecuencia es nuestra interpretación lo que genera (o potencia) una reacción negativa de estrés, más que el evento o situación a la que nos enfrentamos.

Síntomas principales de estrés:
- Emociones: ansiedad, irritabilidad, miedo, fluctuación del ánimo, confusión o turbación.

- Pensamientos: excesiva autocrítica, dificultad para concentrarse
y tomar decisiones, olvidos, preocupación por el futuro, pensamientos
repetitivos, excesivo temor al fracaso.

- Conductas: tartamudez u otras dificultades del habla, llantos, reacciones impulsivas, risa nerviosa, trato brusco a los demás, rechinar los
dientes o apretar las mandíbulas; aumento del consumo de tabaco, alcohol y
otras drogas; mayor predisposición a accidentes; aumento o disminución del
apetito.

- Cambios físicos: músculos contraídos, manos frías o sudorosas,
dolor de cabeza, problemas de espalda o cuello, perturbaciones del sueño,
malestar estomacal, gripes e infecciones, fatiga, respiración agitada o palpitaciones,
temblores, boca seca.

El estrés puede producir ciertas enfermedades:

- Trastornos cardiovasculares
- Depresión

- Bajada de defensas

- Dolores musculares

- Trastornos del sueño

- Trastornos alimentarios

También el estrés produce, desgaste a nivel mental